Rosquidunts

Son más blanditos que las rosquillas y menos que los donuts, de ahí su nombre.

INGREDIENTES

  • 230 ó 250 g harina de fuerza tamizada, ( la cantidad varía dependiendo de las marcas, todas no espesan igual ).
  • 8 g. azúcar vainillada.
  • 25 g azúcar.
  • Un toque de una de estas especias, al gusto: canela, matalauva molida, clavo molido o nuez moscada.
  • 12 g de levadura fresca de panadería.
  • 100 g de leche tibia.
  • 1 huevo L.
  • 30 g margarina derretida.
  • 15 g de miel.
  • 400 ó 500 g de aceite de oliva para freír.

PREPARACIÓN

Fotos que muestran el proceso, desde una vez mezclados todos los ingredientes, fermentados y hasta el final.

  1. Poner casi toda la harina, reservar una poca hasta conocerla, el azúcar vainillada, la especia elegida, el azúcar y mezclar, al final añadir por encima la levadura desmenuzada y reservar.
  2. Por otro lado, echar en un bol la leche tibia con la margarina disuelta, el huevo y batir un poco con varillas.
  3. Añadirlo a lo reservado en el punto 1., mezclar con espátula o las manos hasta que esté todo bien mezclado, pero no amasar, solo mover hasta tener todo integrado.
  4. Tapar y dejar fermentar 90 ó 120 min, tienen que doblar su tamaño.
  5. Espolvorear la mesa con un poco de harina, sacar la masa y ponerla encima, amasar un rato. Cuando la masa esté lisa estirar y dejarla de 1 cm. de grosor aprox.
  6. Cortar con un cortador doble o con dos de diferentes tamaños y tener una bandeja preparada con una placa antiadherente o papel de cocina, para dejarlos hasta que doblen su volumen.
  7. Cuando doblen su volumen, freír en aceite de girasol a fuego medio-fuerte, para que salgan bien hechos por dentro, sacarlos sobre de una rejilla con papel absorbente y después pasarlos por azúcar lustre o espolvorear con azúcar glass.

La cantidad es como para hacer 12 ó 15 unidades dependiendo del tamaño.

SUGERENCIA: Se pueden cubrir total o parcialmente con chocolate fundido o hacerles un glaseado con agua, azúcar y limón.

Otra opción es conservarlos congelados; como podéis ver en las fotos se congelan en la misma bandeja antes de fermentar, una vez congelados se meten en una bolsa de plástico hasta necesitarlos, que será el momento de sacarlos, ponerlos en una bandeja para descongelarlos, fermentar y freír.

Otra posibilidad es hornearlos a 170º en torno a 15 ó 20 min.

Se puede doblar la receta y hacer la mitad, congelar el resto y una vez congelados ponerlos en una bolsa para su conservación, como se ve en las fotos de abajo.

Después solo hay que sacarlos dejarlos descongelar, fermentar y freír u hornear y disfrutarlos como recién hechos.