Caldo de Judias Congelado

TRUCO

En esta ocasión es caldo de unas fabes hechas con manos de cerdo.

Os habrá pasado alguna vez al cocinar legumbres, al terminar de servirlo sobra caldo, esta es una forma de aprovecharlo; congelarlo para utilizarlo en otro momento.

Hoy, no os propongo una gran receta; es una sugerencia o truco, que en algunos momentos puede venir muy bien para aportar sabor a un plato de legumbres que le falte gracia.

Ser previsores y aprovechar todo nos ayuda a tener recursos y disponer de bases maravillosas como ésta.

SUGERENCIA :

  • Ponerlo en un recipiente para congelador, en un frasco grande de cristal y cerrarlo dejando 3 ó 4 cm. libres para que al congelarse no reviente, siempre aumenta el volumen al congelarse.
  • En otro momento se puede añadir en otro guiso sustituyendo parte del agua que necesite, será una manera de enriquecerlo, puede ser en judías pintas, de riñón o verdinas, etc.