¿ Que le pasa a mi bizcocho?

el

Aquí os dejo unos trucos para hacer bizcochos. Cada receta nos da sus propias pautas de como hacerlo, pero algunas veces no sabemos que les pasa, no salen como deseábamos.

Estos pequeños trucos os pueden ayudar a entender el porqué de algunas cosas que nos pasan con frecuencia.

  • Batir o (espumar) mucho los huevos con el azúcar hasta doblar o triplicar su volumen, ayuda a que sea más esponjoso el bizcocho, incluso a no poner levadura como por ejemplo, en el Bizcocho Genovés, que solo es por el batido que es hasta triplicar el volumen y tener una mezcla muy blanca y espumosa, se bate entorno a 3 min. por huevo utilizado, cada receta os dirá cantidades.
  • A veces nos pedirá la receta montar las claras, después batir las yemas con el azúcar y unir todo antes de añadir la harina, este hecho los hace también muy esponjosos.
  • Cuando la receta no requiera batir mucho los huevos, lo especifica, no batir mucho los huevos solo en algunos muy concretos, ( como por ejemplo el brownie ) es uno de los que no tiene que esponjar, no batir los huevos es lo que lo hace tan característico y especial, bajito pero jugoso, no apelmazado que son cosas diferentes y muchas veces confundimos.
  • El no batir el brownie no quiere decir que salga mal cocido, sin embargo eso si lo apelmazaría, es uno de los que se mezcla, pero no se bate esto lo hace bajito y jugoso.
  • Colar o ( tamizar ) los ingredientes secos como son la harina, sal, levadura, cacao, etc., es otra de las cosas importantes, les estamos aportando aire y evitaremos que la harina nos haga grumos al amasar, además de aseguramos de quitar las impurezas si las hubiera y que no terminen en nuestro bizcocho.
  • Al incorporar la harina y los ingredientes secos, no batir apenas, solo mezclar con cuidado y mejor con espátula o varillas, con suavidad.
  • El batir mucho la harina es una de las razones por la que nos puede quedar apelmazado el bizcocho.
  • Salvo aquellas recetas que así lo indiquen y tengan que ser bizcochos compactos.
  • A la hora de hornear es importante tener el horno precalentado a los grados adecuados, generalmente toda receta indica la temperatura.
  • Si nunca lo hemos hecho, bajar la temperatura 10° hasta tener la certeza de tener la temperatura adecuada, según el tipo horno oscilan entre 10º y 15º la temperatura, los hay más y menos potentes, nosotros no siempre conocemos las potencias exactas.
  • Muchas veces nos pasa, que aparentemente esta horneando lo sacamos del horno y horror se nos baja.
  • Eso pasa por que lo hemos arrebatado, su apariencia es de estar cocido, pero no esta hecho, por dentro se queda un poco crudo o muy crudo, de sabor estará rico por que los ingredientes ayudan, pero el resultado no es el que deseábamos.
  • Eso nos pasa por tenerlo poco tiempo horneando y con la temperatura del horno muy alta,
  • Es mejor más tiempo a temperatura más baja, para que sea un horneado igual por fuera y por dentro.
  • Una forma fácil de saber como estamos horneando nuestro bizcocho es observar como sube, nos ayudara a conocer la potencia real de cada horno.
  • Si sube igualaito y recto por toda la parte superior, es perfecta la temperatura.
  • Si sube en volcán que es alto del centro, tenemos demasiado alta de temperatura el horno hay que bajar un poco pero con mimo, nunca bruscamente arruinaríamos el bizcocho.
  • Si por el contrario sube de los extremos y el centro se queda hundido el horno esta bajo de temperatura, tenemos que subir un poco, pero despacio.
  • Estas oscilaciones tienen que ser mínimas, para un buen resultado y cuando logremos la temperatura perfecta anotarlo en la receta, junto a los trucos que utilizamos para los futuros horneados y lograr que salgan siempre bien.
  • Otra de las cosas que nos suele pasar, es cuando abrimos el horno para pincharlo y comprobar si esta cocido nuestro bizcocho.
  • No debemos abrir el horno hasta que no pasen mínimo 3/4 partes del tiempo que aconsejaba la receta como mínimo o casi al final de este y siempre que suba recto.
  • Si lo abrimos antes de tiempo podríamos provocar una bajada brusca de temperatura del horno en plena actuación de los fermentos, eso provocaría la bajada del bizcocho y no volvería a subir después.
  • Recordar que cuando pincháis el bizcocho con el palillo, si sale manchado necesita un poco más de horneado y si el palillo sale limpio está horneado y hay que sacarlo, tenerlo más tiempo del necesario secaría el bizcocho y no es lo ideal.
  • Al sacar del horno es importante esperar a que enfríe para desmoldar.
  • Enfriar encima de rejilla, si no tenemos de repostería, utilizamos la del horno nos puede servir igualmente que otro tipo.
  • Al enfriando en rejilla evitamos que el bizcocho se humedezca.
  • De otras masas ya os iré contando más adelante.
  • Todo esto es solo respecto al bizcocho.
  • Si tenéis alguna otra duda preguntármelo, encantada os responderé.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s